RSE ISO 26000

¿Eres o no Eres?

Empresa con Responsabilidad Social

Pues ya es hora de despertaRSE.

De la filantropía a la Responsabilidad Social.

¿Está construyendo su empresa una verdadera cultura de responsabilidad social?

De hecho, todos los negocios cumplen de alguna manera con una función social tan solo por su aportación de empleos, capacitación y la posibilidad de desarrollo a un x número de personas; y también por ofrecer al mercado productos y servicios que satisfacen necesidades y gustos de los consumidores. Sin embargo, todo esto responde a la propia dinámica de existencia del negocio.

¿Qué es entonces Responsabilidad Social Empresarial?

Es posible identificar una tendencia en las empresas a realizar acciones altruistas con el fin de generar un beneficio a la comunidad, pero la interacción entre empresa y sociedad debe ir más allá de solo una contribución monetaria a causas sociales esporádicas.

Una estrategia más adecuada consiste en desarrollar dentro de la organización una cultura de responsabilidad social empresarial que se base en los valores y actitudes de la empresa en todas sus acciones.

Así, con el fin de mantener una relación sustentable con su entorno, la empresa debe lograr establecer la confianza, compromiso, reciprocidad y sentido de una visión compartida entre los diferentes sectores vinculados con la organización para poder crear valor social.

La tendencia de las organizaciones con madurez ante el concepto es generar una transformación del negocio: un cambio en beneficio de la misma empresa para lograr una convivencia sana y equitativa, en una carrera que deja atrás el simple altruismo para llegar a la meta.

Las empresas deben actuar no sólo por filantropía sino considerando acciones en tres ámbitos: económico, ambiental y social, para que en conjunto empujen la estrategia de competitividad de la organización, ya que no es un tema de beneficencia o caridad, es un asunto de supervivencia.

Nos hemos metido en una dinámica empresarial en la que las compañías solo miran hacia sí mismas y no se preocupan si realmente están generando valor para el cliente, para el empleado, para el accionista y para la sociedad en general. Aquí está la clave de la RSE, no en la filantropía.

Milton Friedman, famoso economista, defendía que los líderes empresariales <no tenían mayor responsabilidad que maximizar el beneficio para los accionistas>.

Porter y Kramer, profesores de Harvard, critican que la mayoría de las empresas estén <arraigadas en una concepción de la responsabilidad social donde las cuestiones sociales se encuentran en la periferia, no en el núcleo del negocio>.

“La lección es clara:

para el progreso económico se necesita progreso social y, sin desarrollo social,

el desarrollo económico no puede establecer raíces sólidas”.

James D. Wolfensohn,

ex Presidente del Banco Mundial

 

¿Para qué queremos Responsabilidad Social como empresa?

Consideremos esto, de entrada: ¿Queremos tener responsabilidad social por imagen… por adorno… o por convicción de que esta conducta es la mejor para todo y para todos?

La Responsabilidad Social Empresarial no es un cosmético; debe arraigarse en nuestros valores. Debe hacer la diferencia en la forma en que hacemos negocios.

Si es así, entendemos que la ganancia ha de verse como consecuencia de los efectivos procesos de trabajo que tenemos implantados a lo largo y ancho de nuestra organización, y por el valor creado para los clientes, los empleados, los accionistas y la sociedad en general. Es decir, por la implantación y práctica de una relación Ganar-Ganar.

Ver las ganancias como un fin en sí mismo causa muchas distorsiones y deformaciones en la toma de decisiones de los negocios, ya que el logro de estas se buscará a cualquier costo, incluido el perjuicio del cliente, o de los empleados, o de la sociedad en general, lo que tarde o temprano se revertirá en contra de nosotros mismos. Así de simple.

Para saltar de un negocio simplemente generador de utilidades a una “empresa socialmente responsable”, se debe comprender el sentido real que tiene dicho concepto, -que NO es caridad.

Una empresa socialmente responsable, permite que los valores cuantitativos (capital financiero) respondan a los valores de naturaleza cualitativa (capital intelectual).

Los financieros analizan los ingresos;

los estrategas, el VALOR de las empresas.

La Responsabilidad Social debe contribuir a ser más eficientes, mejorando las ganancias, por ello se le debe ver como un proceso del negocio y no como una actividad para “quedar bien”.

La Responsabilidad Social está configurándose como una de las principales prioridades en las organizaciones de clase mundial. Una empresa con auténtica vocación a la Responsabilidad Social, será, por definición, una empresa de Excelencia.

Tener la Responsabilidad Social en las entrañas de la organización, ¿a qué nos lleva?

En suma, a dos cosas: ÉXITO COMERCIAL Y ÉXITO SOCIAL

Esto quiere decir que, paradójicamente, una empresa con responsabilidad social va a ganar más dinero que aquélla que descuidan o confunden dicho comportamiento.

El problema de la Responsabilidad Social en México

En México, el concepto de RSE está vagamente desarrollado comparado al de otros países más adelantados, ya que es un fenómeno vinculado al nivel de desarrollo de una nación. Pero, en esa misma medida, el potencial de crecimiento es muy grande.

Todavía se percibe bastante confusión al respecto. Para empezar, se confunde la responsabilidad social, con imagen corporativa, relaciones públicas y/o relaciones gubernamentales.

Además, se interpreta como actividad filantrópica, de ayuda, en particular desde la propia concepción del nombre del CEMEFI (Centro Mexicano para la Filantropía) que otorga distintivos de “ESR”. Esta ocurrencia, realmente lo que ha hecho es desfigurar el verdadero sentido de la Responsabilidad Social Empresarial.

 

La Responsabilidad Social Empresarial tendrá sentido (y éxito) en la medida que esté completamente integrada en el negocio y en la cultura de trabajo, por eso debe vérsele asociada con la Gestión de la Calidad Total y vinculada a la regulación de la norma ISO 26000.

 

Incluso, habría que preparar a un auditor social para estimar y medir la conducta social de la organización (ya existen procedimientos para ello); es decir, el impacto que tienen sus decisiones en el ambiente social interno y externo, que ayudarán a evitar costosos conflictos resultantes de malas prácticas en la gestión del negocio que no toman en cuenta las responsabilidades sociales.

Por eso, la base o plataforma para desarrollar con certeza la estrategia de responsabilidad social empresaria, es…

 

ISO 26000

La norma para las Empresas con Responsabilidad Social CLASE-MUNDIAL

Desde hace una década, la responsabilidad social representa un nuevo orden empresarial; se manifiesta en la manera de administrar un negocio, excediendo sus expectativas éticas, legales, comerciales y públicas.

La adopción de una estrategia asociada a la responsabilidad social es una señal clara del compromiso corporativo en el desarrollo de políticas y procedimientos orientados a la componente ética del negocio, de los procesos, productos y servicios.

Este compromiso voluntario está inequívocamente asociado al desarrollo sostenible y responsable de las organizaciones, y evidencia la consideración de los intereses de los accionistas, del personal, de los consumidores y de la sociedad en general.

La ISO 26000 es la culminación del proceso para el desarrollo de la primera guía consensuada sobre la Responsabilidad Social, establecida por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO).

Aunque esta guía todavía no tiene el propósito de certificación con carácter regulatorio o de uso contractual, si puede utilizarse para hacer una auto evaluación profunda del grado de cumplimiento de los principios establecidos a nivel mundial para tan importante acción empresarial.

La experiencia de ISO es el desarrollo armonizado de acuerdos internacionales basados en dos niveles de consenso -entre las partes interesadas, y entre los países- (ISO es una red de organismos nacionales de normalización de 163 países).

ISO 26000 ayudará a todo tipo de organización independientemente de su tamaño, actividad o ubicación a operar de una manera socialmente responsable, al proporcionar orientaciones clave sobre:

  • Conceptos, términos y definiciones relacionados con la responsabilidad social.
  • Antecedentes, tendencias y características de la responsabilidad social.
  • Principios y prácticas relacionadas con la responsabilidad social.
  • Materias fundamentales y asuntos relacionados con la responsabilidad social.
  • Integración, implementación y promoción de un comportamiento socialmente responsable en toda la organización a través de sus políticas y prácticas relacionadas, dentro de su esfera de influencia.
  • Identificación e involucramiento con las partes interesadas.
  • Comunicación de compromisos.

Los beneficios corporativos asociados a la implementación y evaluación de estos sistemas de gestión incluyen:

  • Mejora de las condiciones de trabajo y de la motivación del personal.
  • Disminución de conflictos laborales y tasa de absentismo.
  • Mejora de la imagen corporativa.
  • Diferenciación positiva con respecto a los competidores.
  • Credibilidad de la inversión en materia social.
  • Cumplimiento de condiciones de acceso a mercados internacionales.
  • Concretización efectiva de estrategias corporativas orientadas a la gestión de la responsabilidad social.

ISO 26000, SÍ ES UNA HERRAMIENTA PODEROSA DE RSE PARA AYUDAR A LAS ORGANIZACIONES A PASAR DE LAS BUENAS INTENCIONES A LAS BUENAS ACCIONES.

BIENVENIDOS AL MUNDO
DE LA GESTIÓN DE LA
RESPONSABILIDAD SOCIAL
CON CALIDAD.